Rusia responderá si EE.UU. decide enviar armas a Ucrania

0

MOSCÚ, 12 de febrero.– Rusia “no podrá permanecer al margen” si Estados Unidos decide suministrar armamento al gobierno de Ucrania para acabar con la sublevación prorrusa en el este del país, advirtió ayer el viceministro ruso de Exteriores, Sergei Riabkov.

Si esto ocurre, tendrá consecuencias dramáticas para la tragedia de Ucrania, y las personas que viven en el sureste del país perderán toda perspectiva de normalización”, declaró viceministro.

Añadió que, a pesar de que el actual debate en el seno de la administración de Estados Unidos es acerca del posible envío a Ucrania de armamento defensivo, “esas armas van a matar a gente, con toda probabilidad”.

Esas armas van a matar a nuestros compatriotas, y nosotros no podremos permanecer al margen”, aseguró.

El presidente de EU, Barack Obama, ha manifestado que, en caso de que fracase la diplomacia, evaluará todas las opciones disponibles, incluido el suministro de armamento defensivo a Kiev.

Las declaraciones de Riabkov se produjeron antes de comenzar en Minsk la cumbre entre los mandatarios de Rusia, Ucrania, Alemania y Francia para buscar un arreglo a la guerra en el este ucraniano, que dura ya diez meses y en la que han muerto cerca de seis mil personas, según datos de la ONU.

El presidente de Ucrania, Petro Poroshenko, advirtió a su llegada a Minsk que, en caso de que fracase la cumbre, la situación en el este ucraniano será “prácticamente irreparable”.

El mundo entero está esperando o bien la situación entra en una fase de desescalada, acuerdo, alto al fuego, retirada de armamento y deja de morir gente, o la situación será prácticamente irreparable”, dijo Poroshenko en una reunión con el presidente de Bielorrusia, Alexander

Lukashenko, según la agencia bielorrusa Belta.

Estoy convencido de que existe el riesgo de que la situación se vuelva fuera de control”, agregó.

Antes, en Kiev, Poroshenko dijo que no dudaría en implantar la ley marcial en Ucrania si continúa la ofensiva de los rebeldes prorrusos sublevados en

Donetsk y Lugansk.

EU da ayuda militar a Ucrania

Por su parte, el Pentágono anunció que enviará a un batallón (unos 600 soldados) a Ucrania para entrenar a tropas locales y mejorar su capacidad de defenderse de ataques de artillería de los separatistas, que han avanzado en regiones del este del país.

Soldados de la 173 brigada aerotransportada, con base en Italia, comenzarán en marzo a entrenar a la Guardia Nacional Ucraniana para “fortalecer las capacidades internas de defensa de Ucrania”, informó una portavoz del Pentágono.

Las fuentes no explicaron cuál será la duración del programa de entrenamiento, que se realizará en el centro militar de Yavariv, en las cercanías de la ciudad de Lviv, en el oeste ucraniano y lejos de las regiones donde están ocurriendo los choques con los separatistas apoyados por Rusia.

Los soldados estadunidenses proveerán entrenamiento en capacidades defensivas contra ataques de artillería y lanzamientos de cohetes, así como para defender carreteras y posiciones estratégicas.

Estos entrenamientos “demuestran el compromiso de Estados Unidos en seguridad en la región del Mar Negro y son un esfuerzo inicial para trabajar con Ucrania en el levantamiento de sus defensas internas”, indicó el Pentágono.

De manera separada, el Departamento de Defensa anunció el despliegue de 300 miembros de la Fuerza Aérea y 12 aviones A-10 en la base de Spangdahlem (Alemania) como parte de los planes de la OTAN para reforzar a los miembros de la alianza que buscan una salida a la crisis entre Rusia y Ucrania.

Esas aeronaves, pensadas para dar apoyo a tropas de infantería y neutralizar posiciones de artillería y blindados, serán desplazadas posteriormente desde Alemania a otras zonas de Europa oriental.

Estos anuncios se dan mientras Estados Unidos debate la posibilidad de proveer al gobierno de Kiev con armamento de defensa, algo que podría ocasionar una escalada en el conflicto.

Buscan acuerdo de paz

Los líderes de Ucrania, Rusia, Alemania y Francia se enfrascaron en unas tensas negociaciones en Minsk para alcanzar un plan de paz para Ucrania, donde la violencia dejó ayer uno de los balances más sangrientos en los diez meses de conflicto.

Hasta el cierre de esta edición, Petro Poroshenko, Vladimir Putin, Angela Merkel y François Hollande negociaban intensamente entrada ya la madrugada de Europa en un intento de concluir con éxito esta cumbre considerada por muchos como la última oportunidad para la paz.

Los mandatarios discutían en una sala de imponentes columnas de mármol, el documento elaborado durante varios días de negociaciones diplomáticas.

Pasadas las primeras cinco horas de la negociación, en las que los líderes apenas se dejaron ver unos minutos para la foto oficial, el ministro bielorruso de Exteriores, Vladimir Makei, informó que había “avances” en las negociaciones.

El semblante serio del Presidente ucraniano y la actitud reservada de Vladimir Putin en los pasillos del inmenso palacio presidencial de Bielorrusia no dejan lugar a dudas de la dificultad de las negociaciones.

Como ejemplo, la animada discusión de pie entre los presidentes ruso y ucraniano, que una periodista pudo presenciar a través de una puerta entreabierta. Poroshenko llegó incluso a abandonar la sala, si bien regresó.

Poroshenko dijo antes de la reunión que estaba dispuesto a “instaurar la ley marcial en todo el territorio ucraniano” si fracasan las negociaciones.

Al inicio del encuentro, Putin y su homólogo ucraniano, ya con semblante serio, se dieron brevemente la mano rodeados de Merkel y Hollande.

Los dirigentes y sus consejeros deben intentar ponerse de acuerdo sobre un plan de paz, en un contexto de recrudecimiento de la violencia en el este del país, donde han muerto unas cincuenta personas en las últimas 24 horas.

Aunque no se ha publicado, el documento presentado en las negociaciones tiene como objetivo solucionar los temas más espinosos: definir la línea del frente, determinar el “estatuto de los territorios” controlados por los separatistas o solucionar la cuestión de la frontera rusoucraniana en los territorios bajo control prorruso.

Civiles están desesperados

Proucranianos o separatistas, me da igual, lo único que quiero es que haya de nuevo paz”, afirmó una doctora del hospital Dokuchaivsk, en el este de Ucrania, bajo control rebelde, agotada por meses de bombardeos.

Irina no quiere dar su apellido. “Era favorable a las ideas proeuropeas durante la contestación de Kiev y siempre he sido una patriota ucraniana. Pero hoy, ya no me importa nada, lo mismo me da convertirme en rusa o ser ucraniana con tal de que termine la guerra”, explica esta habitante de la “República Popular deDonetsk” (DNR), dirigida por separatistas prorrusos.

Irina trabaja en el hospital de esta ciudad de 24 mil habitantes, situada a unos 40 km al sur de Donetsk.

El hospital tuvo que ser evacuado y cerró después de la caída de cohetes Grad en el patio el pasado sábado, que hicieron saltar por los aires los vidrios de los alrededores. “Había cinco mujeres en ese momento en el edificio, y un bebé”, cuenta Irina mostrando las ventanas cuyos cristales fueron sustituidos por plásticos.

Dokuchaivsk quedó en la línea del frente y las primeras posiciones ucranianas se encuentran ahora a una decena de kilómetros de allí a vuelo de pájaro.

Los bombardeos comenzaron en el otoño y se intensificaron desde enero. Es la tercera vez que nuestro hospital es alcanzado por obuses”, precisa el médico jefe del hospital, Sergei Petrovich.

Unos 70 enfermos siguen en el hospital. “Recibimos ayuda humanitaria, sobre todo de Médicos Sin Fronteras y de la Cruz Roja Internacional. También tenemos dos generadores en el departamento de cirugía”, añade.

The Republicano

The Republicano es un medio online que abarca la problematica economica, politica y social de America.

Share.

Comments are closed.