Piden a China que tenga cautela en Latinoamérica 

0

CIUDAD DE MÉXICO, 31 de marzo.- Para China, América Latina debe tener menos prioridad política y económica que África, escribieron los analistas Xue Li y Xu Yanzhou en la revista The Diplomat, especializada en temas de Lejano Oriente.

Mientras muchos, dentro y fuera de la región, ven a China como una alternativa económica y política para los países latinoamericanos, los analistas chinos recomendaron cautela para su país y precisaron que la relación debe ser sobre todo económica.

Para los analistas, América Latina es culturalmente occidental y está bajo la influencia de Estados Unidos, que tiene un gran impacto en sus asuntos internos, externos, de seguridad y económicos.

“El potencial de las relaciones entre China y América Latina se encuentra en sus interacciones económicas”, escribieron Xue Li, director del Departamento de Estrategia Internacional en el Instituto de Economía y Política Mundial de la Academia China de Ciencias Sociales, y Xu Yanzhou, que estudia responsabilidad internacional, disputas en el Mar del Sur de China y la política exterior china.

Las decisiones chinas deben ser adoptadas “de acuerdo a la lógica económica y prestar atención al control de riesgos”.

El señalamiento contrasta con el relativo entusiasmo exhibido por el gobierno chino a principios de año, durante la Primera Reunión Ministerial China-Comunidad de Estados de Latinoamérica y Caribeños (Celac).

Ahí, el presidente chino Xi Jinping puso en marcha un Plan de Cooperación China-Celac 2015-2019, y su país otorgó préstamos por 20 mil millones de dólares a Venezuela y por cinco mil 300 millones a Ecuador, amén de crear una zona económica especial en Costa Rica.

Los compromisos chinos incluyeron 6 mil becas y 6 mil oportunidades de entrenamiento para los países miembros de Celac en los próximos cinco años, así como invitaciones a China para un millar de líderes de partido.

De acuerdo con el centro de análisis InterAmerican Dialogue, entre 2005 y 2014 la inversión china en la región había sido por unos 119 mil millones de dólares, mayormente en los sectores de infraestructura y energía.

De ese total, unos 98 mil millones en forma de préstamos.

Pero, advirtió la Deutsche Welle, no se trata de una cuestión filantrópica.

El desarrollo, precisó, “es algo que los gobiernos de la región deben tomar en sus manos al promover modelos que se basen en los pueblos y sus conocimientos más que sobre las exportaciones de materias primas. De otra forma, hay un gran riesgo de que el continente se deslice de un estado de dependencia a otro”.

“Los préstamos no están libres de condiciones”, comentó recientemente Magdalena Forster, analista latinoamericana del Deutsche Bank.

Forster destacó que el surgimiento de China como una alternativa de financiamiento, especialmente para países sin acceso a las fuentes tradicionales, es un hecho positivo, pero también señaló que esos recursos están frecuentemente vinculados a futuras exportaciones de materias primas o al uso de bienes y servicios de origen chino.

En contraste, según Xue y Xu, la relación con África no sólo es más antigua, sino que a diferencia de lo que ocurre en América Latina, “China podría establecer alianzas militares y de seguridad con los estados africanos si fuera necesario, ya que ese continente está menos influenciado por Estados Unidos y Europa”.

Xue y Xu subrayaron que “China no puede ser demasiado cautelosa”, mientras su colega Sun Hongbo, profesor asociado de Estudios Latinoamericanos en la misma Academia de Ciencias Sociales, consignaba la preocupación de los bancos chinos “respecto a la responsabilidad, sostenibilidad y eficiencia del uso de préstamos” en varios países.

Los analistas indicaron que China debe tener cuidado en cuanto al desarrollo de relaciones políticas o militares con la región.

“La relación entre China y América Latina es de menos importancia que las relaciones entre China y África, si se consideran los factores de distancia geográfica, la gran influencia de Estados Unidos, los lazos económicos débiles, las diferencias culturales y la falta de transporte terrestre”.

Después de todo, anotó Margaret Myers, especialista de Diálogo Interamericano en la relación China-Latinoamérica, tanto una como los otros parecen inclinados a cometer errores.

“A pesar del éxito chino en desarrollar fuertes asociaciones económicas con países latinoamericanos durante los últimos años, el camino por venir no será del todo suave”, sobre todo por crecientes resistencias ciudadanas para algunos tratos en sectores extractivos.

De la otra parte, “mientras China y Latinoamérica se acercan, hay ocasionales errores de los países latinoamericanos”, precisó Myers al recordar que la decisión mexicana de cancelar un proyecto ferroviario con la participación de una empresa china provocó ira en las redes sociales en ese país.

Un reciente gaffe social de la presidenta argentina Cristina Fernández, que se burló de la forma en que los chinos hablan español, fue igualmente mal recibido.

Al final, los temas económicos son el eje de la relación apoyada por el financiamiento y el comercio chinos.

Xu y Xiu destacaron que China debe protegerse de la morosidad, y recomendaron un cauto acercamiento a Venezuela, donde el compromiso chino asciende ya a más de 70 mil millones de dólares y “no es apropiado aumentar aún más la cantidad de inversiones y préstamos”.

The Republicano

The Republicano es un medio online que abarca la problematica economica, politica y social de America.

Share.

Comments are closed.