Kirchner moviliza a la militancia después del “caso Nisman”

0

La presidenta argentina, Cristina Kirchner, movilizó el domingo a decenas de miles de seguidores para un discurso donde reivindicó los 12 años de gestión kirchnerista, tras la sacudida que significó la muerte del fiscal Alberto Nisman, que presentó una denuncia en su contra que la mandataria calificó de “bochornosa”.

La presidenta, de 62 años, habló durante tres horas y 45 minutos en su último discurso en la apertura de sesiones del Congreso y, sin autocríticas, enfatizó los logros en planes sociales, defendió los millonarios acuerdos comerciales con China, cuestionó el poder Judicial y anunció un proyecto para nacionalizar los ferrocarriles.

Al final, Kirchner abordó el tema que la tuvo contra las cuerdas en los dos últimos meses: el atentado contra el centro judío AMIA de 1994 y la denuncia en su contra por encubrimiento que presentó el fiscal Alberto Nisman cuatro días antes de aparecer muerto con un balazo en la cabeza, el 18 de enero, la víspera de explicar su acusación en el Congreso. Kirchner dijo que Nisman, al mismo tiempo que la denunció por encubrimiento de los iraníes acusados del atentado a la AMIA, firmó otro documento donde reconocía positivamente las políticas para esclarecer aquel ataque. “¿Con cuál Nisman me quedo? ¿Con el que nos acusa de encubrimiento o con el que se dirigía a mí reconociendo todo lo que habíamos hecho?”, afirmó la mandataria.

Molesta, calificó la denuncia del fiscal como “una vergüenza y un bochorno”. “Han pasado 21 años y no tenemos un solo condenado, ni un solo preso” por el atentado a la AMIA en 1994, que dejó 85 muertos y 300 heridos. “No me vengan a hablar de la AMIA a mí”, dijo ofuscada por unas pancartas sobre el tema que exhibieron algunos diputados opositores.

La presidenta cerró su discurso afirmando que “no deja un país cómodo para los dirigentes, sino para la gente”.

Kirchner recordó varias veces que en nueve meses dejará el poder, al que accedió como primera dama durante la gestión del fallecido Néstor Kirchner (2003-2007) y luego como presidenta en 2007, con una reelección en 2011.

El diputado opositor Ricardo Alfonsín (radical, socialdemócrata) lamentó que fuera un discurso “calcado de los anteriores. Enumera siempre los mismos logros y remite siempre a la situación existente en el 2001 o en el 2003”, cuando en plena crisis el kirchnerismo llegó al poder.

Fuera, una masiva concentración de militantes la siguió en pantallas gigantes y aplaudió con una euforia que incrementaba dependiendo del temario, como cuando aseguró que su gobierno “desendeudó definitivamente” a este país de 40 millones de personas.

– Fin de ciclo militando-

La presidenta, una peronista de centro-izquierda, no puede aspirar a otra reelección en las elecciones del 25 de octubre.

“A Cristina le sobra el cuero”, se leyó en un cartel firmado por el Sindicato de Curtidores de Argentina, entre las miles de cooperativas y agrupaciones sociales que llegaron a la concentración.

La movilización tenía como objetivo contrarrestar una marcha realizada el 18 de febrero y organizada por fiscales opositores, a la que se sumaron más de 100.000 personas exigiendo justicia por la muerte del fiscal Alberto Nisman.

Kirchner llegó a este último gran acto constitucional aliviada por la decisión del juez federal Daniel Rafecas, que el jueves desestimó la denuncia de Nisman por “inexistencia de delito” en un fallo contundente.

El ‘caso Nisman’ divide al país entre quienes consideran al fiscal una víctima del gobierno y quienes denuncian un complot internacional para desacreditar a Kirchner, impulsado por poderosos exagentes de los servicios de inteligencia apartados de sus puestos el 17 de diciembre.

– Precandidatos de oyentes –

Kirchner estuvo rodeada de todos los precandidatos del oficialismo que sueñan con sucederla en la Casa Rosada. Entre ellos, el mejor ubicado en las encuestas es el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Daniel Scioli, un aliado de la presidenta a pesar de ser un peronista de centroderecha.

Entre los miembros del gabinete, lleva la delantera en los sondeos el ministro del Interior, Florencio Randazzo, pero también se postula como candidato el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández.

La sesión fue presidida por el titular de la Cámara de Diputados, Julián Domínguez, otro precandidato del oficialismo, en ausencia del controvertido vicepresidente, Amado Boudou, procesado por presunta corrupción, quien viajó a Montevideo para la asunción del presidente de Uruguay, Tabaré Vázquez.

En las encuestas, ha crecido el derechista alcalde de la capital, Mauricio Macri, codo a codo con el oficialista Scioli, mientras el tercero en intención de voto es el diputado de centroderecha Sergio Massa, exjefe de gabinete de Kirchner.

The Republicano

The Republicano es un medio online que abarca la problematica economica, politica y social de America.

Share.

Comments are closed.